José Enrique Oraá Baroja

José Enrique Oraá Baroja es Licenciado en Psicología Especialidad de Clínica desde 1986 y Educativa desde 1987.

En el año 1993 obtiene el título de Especialista Universitario en Hipnosis, Técnicas y Aplicaciones por la Universidad Complutense de Madrid, y titulado en Hipnología Clínica por el estudio de Bioinformación de Valencia, siendo miembro de la Asociación Americana de Profesionales Hipnoterapeutas desde ese año.

En el año 1998 obtiene el título de Máster en Terapia de Conducta.

En 2006 obtiene el título de Especialista en Psicología Forense por la asociación Española de psicología Conductual, lo que le faculta para la realización de peritajes judiciales.

En 2010 se le homologa el título de Psicólogo Especialista en Psicología Clínica según Real Decreto 654/2005 de 20 de Noviembre lo que le faculta para el  desempeño de las funciones de Psicólogo Clínico en el ámbito de la Sanidad Pública.

Es miembro del Colegio Oficial de Psicólogos de La Rioja desde el 14/02/1987 con el número R-00041.

Psicología clínica

Si,cómo ha quedado dicho en líneas anteriores, el objeto de estudio de la Psicología es la conducta humana en su más amplia acepción, el objeto de estudio de la Psicología Clínica son los trastornos de la conducta, la descripción somera de los mismos ha sido expuesta más arriba así que no insistiré más en los mismos, pero si me gustaría exponer de forma resumida la evolución de este objeto de estudio que no ha sido tan sencillo como en un principio pudiera parecer; el inicio se sitúa en 1789 con Wundt estableciendo el objeto de estudio en la mente y teniendo su contrapartida clínica en el Psicoanálisis de Sigmund Freud, el objetivo terapeútico de esta corriente era conseguir el afloramiento de los recuerdos reprimidos provocando una catarsis , esta ideología hace hincapié, desde una perspectiva temporal en el pasado, posteriormente surgió una tendencia que situaba el objeto de estudio en la conducta, eliminando de su análisis cualquier mención a la mente, y ello por considerarlo acientífico, así surgió la corriente Conductista de Watson y Skinner que nos dejan sentir su influencia en la actualidad;este acercamiento a la problemática humana focaliza su interés , desde una perspectiva temporal, en el presente, posteriormente apareció una nueva tendencia que venía a ampliar el objeto de estudio de la Conducta a las variables intervinentes denominadas cognitivas, emergiendo así la orientación Cognitivo-Conductual que haciendo uso de los conocimientos obtenidos de manera científica tiene como objetivo la resolución de los problemas de conducta, recurriendo para ello a las técnicas de modificación de conducta que han demostrado su eficacia a lo largo del tiempo, en la actualidad esta corriente está siendo completada por las llamadas terapias de tercera generación que vienen a completar el panorama científico en el que se encuentra anclada la Psicología y que dirige su campo de actuación fundamental al presente, siendo el exponente máximo el mindfulness, pero también mirando al futuro.

¿Necesitas nuestra ayuda? No esperes más